domingo, 18 de diciembre de 2016

[TRAD] Desertores norcoreanos se sinceran en internet.

Artículo original publicado el 11 de octubre de 2016 en The Korea Herald.
Original por: Rumy Doo (doo@heraldcorp.com)
Traducción por: Lizzy Z.

Los jóvenes que escaparon realizan transmisiones por internet en directo tratando de arrancar los prejuicios de los surcoreanos.

Un corte de cabello a la moda, piercings en las cejas y un tatuaje en su brazo, nada del aspecto actual de la personalidad de internet, Lee Pyung, traiciona el hecho de que él nació bajo un régimen totalitario; pero así fue.  El revela eso y más en su serie de transmisiones en directo lo sucedido ya hace 23 años en la ciudad de Chongjin, provincia de Hamgyong del Norte, Corea del Norte.

Lee llegó a Corea en 2004, después de sobornar a los guardias fronterizos de Corea del Norte, cruzar a China, ser encarcelado allí, esconderse en las llanuras de Mongolia y ser recogido por el Servicio de Inteligencia Nacional de Corea del Sur en la Embajada de Corea en Ulaanbaatar, Mongolia a la edad de 11 años. En Seúl, Lee se reunió con sus padres que habían desertado cuando él tenía 3 años.

Lee es uno de los pocos desertores de Corea del Norte de entre 20 y 30 y tantos años que han comenzado a contar sus historias en Afreeca, una plataforma de transmisiones en tiempo real en línea donde los broadcasters, llamados broadcasting jockeys, o BJs, ganan dinero según el número de espectadores. Si los programas de TV actuales muestran a los desertores, como el programa “Now on My Way to Meet You” que comenzó a transmitirse en 2011, de versiones con guión de los problemas de los norcoreanos, las transmisiones en directo de Lee cuentan las historias más candentes sobre la vida arriba del paralelo 38 de la península y tratan de que se “relacionen con los jóvenes”.

Una captura de pantalla muestra al broadcasting jockey Lee Pyung, que desertó de Corea del Norte en 2004, respondiendo en un videoclip a las preguntas de los espectadores sobre la vida en el Norte. (Youtube)

"Las percepciones de los surcoreanos sobre Corea del Norte son muy diferente de lo que sé sobre el país", dijo Lee en un webcast el mes pasado, también subido a YouTube. Ha recibido todo tipo de preguntas de los espectadores, incluso “¿Los norcoreanos realmente comen carne humana?" y "¿Todo el mundo es entrenado para ser espía?” a lo que él llama “indignante.”

Lee comenzó a transmitir en línea porque "quería cambiar los estereotipos de los desertores de Corea del Norte, especialmente entre la generación surcoreana más joven que está menos familiarizada con Corea del Norte". Odiaba que muchos surcoreanos parecieran prejuiciosos contra los desertores, viéndolos como "pobres" o "comunistas fanáticos".

Las historias de los jóvenes fugitivos parecen haber encontrado una audiencia. Desde su debut en línea en mayo, Lee ha ganado alrededor de 5 millones de won ($4 460 USD) por mes, y las ganancias del mes pasado subieron mucho más. Su video de YouTube que detalla cómo escapó ha atraído a más de 1 millón de visitas; trabaja en un estudio de streaming, equipado con una computadora, cámara y micrófono.

En sus videos, Lee responde a las preguntas de los espectadores sobre el Norte. Algunos clips presentan anécdotas desenfadadas sobre como capturaba libélulas en campos poco desarrollados de niño y como creció en Chongjin, la tercera ciudad más grande del país ("tiene edificios y todo"), y lecciones sobre palabras norcoreanas. Otros detallan cómo se prohíbe a la gente usar lentes de contacto o minifaldas y cómo la propaganda educativa del Norte representa al Sur como "un mal lugar lleno de refugiados y gángsters".

Algunas historias retransmiten la realidad más espantosa del estado más aislado del mundo. Cuando era niño, Lee frecuentemente presenció ejecuciones públicas que tuvieron lugar en el patio de su escuela: "he visto innumerables cuerpos. Ver a las personas morir, ver cadáveres era algo cotidiano", comentó. Desde que se estableció en el sur, Lee ha "encajado muy bien" con sus compañeros, mencionó. Con un gran interés en la moda, aprendió el hairstyling en una universidad antes de convertirse en un BJ de tiempo completo.

Son Bom-hyang, de 29 años, es otra desertora que ha estado activa como BJ durante dos años.Su turbulenta historia de cómo escapó a la edad de 10 años (que involucra un encarcelamiento en China, el fallecimiento de un hermano y robar comida de los campos para no morir de hambre) tiene más de 2 millones de visitas en YouTube. Son  también se dirige a las muchas curiosidades del público, que van desde "¿Realmente tiene retratos de Kim Il-sung y Kim Jong-il en cada hogar?" (Sí) a "¿Qué tipo de programas de televisión tiene allá?"

Una captura de pantalla muestra a la broadcasting jockey Son Bom-hyang, quien desertó de Corea del Norte hace 10 años, respondiendo a las preguntas de los espectadores en un videoclip. (Youtube)

Pero Son además sube videos de cómo ella se instaló en su vida aquí, a menudo participando en "meokbang", donde los anfitriones se transmiten comiendo comida - con su marido de ya tres años.

En las transmisiones en directo, podemos preguntar a los desertores cosas de las que tenemos curiosidad y obtener respuestas inmediatas y honestas", dijo Park So-hee, un estudiante universitario de 25 años que ha visto muchas de las transmisiones de Lee Pyung. “Nos estamos comunicando directamente y hablando casualmente, por lo que se siente más real". Los webcasts han despojado a Park de sus prejuicios anteriores, dijo. "Solía pensar que los desertores eran personas con lavado de cerebro con las que no tenía nada en común. Incluso podría haberme asustado que fueran violentos o algo así. Pero ahora entiendo que vinieron aquí porque querían hacerlo. Les gusta lo mismo que yo.”

Cientos de comentarios escritos por los espectadores en línea revelan respuestas similares. Un espectador dijo: "Ahora quiero hacer un esfuerzo para hacer amistad con mi compañero de clase que deserto de Corea del Norte.” Otro habló sobre lo interesante que era mirar en la vida cotidiana en el Norte.

Con unos 30 000 desertores de Corea del Norte en el país hasta el mes de junio, según el Ministerio de Unificación, y unas generaciones que no recuerdan nada de la Guerra de Corea y sus secuelas, las plataformas en línea son una forma atractiva de informar a los jóvenes sobre las realidades de Corea del Norte.

"A largo plazo, creo que estas actividades contribuirán a mitigar la tensión entre los pueblos de los dos países, por lo menos", comentó. A corto plazo, sin embargo, a medida que más y más desertores llegan a la pantalla, tanto en televisión como en internet, los testimonios no confiables de Corea del Norte se han desatado, señaló Jang. "No hay manera de comprobar los hechos ", dijo Jang, que anteriormente trabajó en un comité de la Casa Azul sobre la unificación. Algunos programas con guión, con la intención de atraer a los espectadores, tienden a sensacionalizar las historias sobre el Norte, comentó.

"Cuantos más deflectores de exposición lleguen a los medios de comunicación, más debemos asegurarnos de que estamos circulando hechos".





*Este artículo es una traducción sin ningún intento de plagio, lo único modificado fue que se agregaron fotografías para darle ilustración al contenido del texto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias / Thank you